SEGURIDAD

Todas las redes disponen de un perímetro, es decir, de una puerta de enlace a Internet. Estos perímetros contribuyen a mejorar los procesos empresariales y a administrar las actividades basadas en Internet. No obstante, aunque cada perímetro sea diferente, es preciso protegerlos con cuidado porque cada uno de ellos constituye un área estratégica abierta a la manipulación. La conexión dedicada de su organización a Internet es un punto de demarcación obvio, pero la mayoría de las redes cuentan con otros perímetros que se deben identificar: por ejemplo, las conexiones de redes privadas virtuales (VPN) sitio a sitio.

Un dispositivo perimetral es básicamente un dispositivo que enruta paquetes entre dos redes, tal como un servidor de seguridad, un enrutador y un conmutador. Asimismo, este tipo de dispositivos se podría definir también como un dispositivo que concede acceso a la red (por ejemplo los controladores USB, los clientes y servidores) pero que, en lugar de enrutar paquetes entre redes, lo que hace es ampliar el perímetro a más clientes. A pesar de que este tipo de dispositivos perimetrales se mencionan en este documento, no son iguales que los dispositivos perimetrales basados en red, si bien es preciso que las empresas tengan conocimiento de ellos.

La seguridad se debe convertir en un objetivo principal a la hora de diseñar una red óptima. Un único punto de vulnerabilidad sin detectar en la red perimetral como, por ejemplo, un dispositivo perimetral no seguro, puede poner en peligro su red corporativa. Una solución completa de seguridad de red que incluya características como autenticación formal, autorización, confidencialidad, disponibilidad y medidas de integridad reduce las probabilidades de que se produzcan intrusiones no autorizadas.

Estas medidas suelen incluir cifrados, certificaciones, directorios, redes y otros componentes de seguridad. La desprotección de la red puede tener graves repercusiones financieras y legales.